domingo, 8 de abril de 2012

¿Cómo se produce la Sanación?

Se sana quien le da permiso a su cuerpo para autosanarse. Quien se mira a sí mismo, habla con su cuerpo, se pregunta, busca las causas de las causas y se anima a mirar desde los lentes de otros paradigmas.
Había una vez una humanidad que creía que el planeta era plano, si sosteníamos el proceso de caminar hacia cualquier lugar llegaríamos a caernos, a la muerte, al fin de la vida.
Había una vez una humanidad que creía que la enfermedad era plana, que si la dejabas seguir su camino sin intervenir te caerías al vacío o te morirías. ¿Y si Fuera redonda? ¿ Y si la enfermedad fuera eso que vivimos, sin darnos cuenta, justo antes de empezar con algún síntoma?
Cuando nos sucede algo subjetivamente dramático, que nos sorprende y nos excede de manera que no lo podemos analizar, discriminar, intelectualizar, verbalizar, el cerebro activa mecanismos de supervivencia, programas ancestrales, ya que el cerebro primitivo considera que ese conflicto nos pone en peligro, y dependiendo del tipo de conflicto va a efectuar cambios celulares en diferentes órganos con el fin de solucionar el conflicto y salir de una situación de peligro. Si tenemos un conflicto de no poder nutrirnos, digerir, o reproducirnos, va a reaccionar la hoja embrionaria del tronco cerebral (cerebro antiguo) que gobierna los órganos de la digestión y produce tumores o proliferación celular para mejorar la función de éstos. Si, por ejemplo, tengo un conflicto de separación (real o simbólica, para el cerebro es igual), reaccionará la corteza cerebral (la parte mas nueva del cerebro) que gobierna los órganos relacionados con el contacto como la epidermis, y los tejidos lo que hacen es ulcerarse para hacer lugar y permitir el contacto que se necesita. Los tumores que aparecen en estas zonas son fases de reparación, relleno de las úlceras anteriores,que no daban síntoma. 

No estamos hablando de tarapias alternativas (que mucho respeto y practico) sino de una teroría basada en las nuevas neurociencias. Los decubrimientos científicos siempre primero son "brujería" hasta que quiebran y se suceden los paradigmas. Misteriosamente, en mi trabajo con la lactancia, obstetras y pediatras he descubierto que incluso aquellas cosas apoyadas por los decubrimientos científicos, tardan varios años en traducirse al accionar médico diario en el consultorio. Las teorías pueden refutarse con el tiempo, incluso esta o la del Dr Hamer y la Nueva Medicina Germánica. Pero lo que me parece inaceptable es la falta de amor, empatía y apoyo que tienen los sistemas de salud. Nos infantilizan, nos violentan. "Cayate" "desnudate" "preguntale a tu médico" "retira tu informe". ¿Quién se Cura con miedo?¿Quién se Cura sin poder elegir, o juzgado, decretado y olvidado? ¿Cómo se cura uno del miedo?.
El miedo sirve, gracias a la tensión y al miedo existe la vida, es supervivencia. Lo que la naturaleza quiere es reproducirse y sobrevivir, el sobrevivir de todas las especies, por eso un ecosistema es un sistema autoregulado, también el cuerpo, también la célula (como es arriba es abajo, como es adentro es afuera). La Enfermedad sirve, la curación no se da sola, lo que llamo curación es la posbilidad de comprender, ver, analizar, distinguir, ver conflictos viejos y nuevos, desencadenantes y estructurantes, hacer consciente lo inconsciente. Y de esta manera no pedirle a la biologia que haga lo que nosotros no hacemos desde la conciencia. Si me peleo con el tumor, o la enfermedad crónica, no me acepto, si me peleo con el síntoma me peleo con mi sombra y qué pasa, me desintegro. Eso es falta de unidad, por lo tanto de salud. El paradigma actual "cura" mientras entre en guerra con el síntoma y la gane: quema, rompe, mata, intoxica, corta. Yo desde que nací viví en PHs antiguos y aprendí algo, si la humedad es de cimientos no gaste en sacar el reboque, poner ceresita o un panel de durlock, le aseguro que la humedad se hará luagar para pasar por donde menos se lo imagina (eso se llama metástasis). No tape el síntoma, eso es pan para hoy y hambre para mañana, cuanto mas virulento seamos nosotros con el síntoma, más virulenta será la respuesta.
Pero hay personas que transan la salud, quiero decir, la enfermedad da otros "beneficios" y no quiero ni puedo renunciar a ellos. La primera pregunta que les hago a mis consultantes es ¿Querés reamente sanar? ¿te animarías a ver?
Lamentablemente mucha gente con diagnosticos "graves" se muere de agotamiento, de rendición, de miedo. Casi siempre hay conflictos con los ancestros no resueltos, mandatos incumplidos, duelos coartados y vidas peligrosas que no se animan al cambio. Eso se puede comprobar fácilmente. No es mi intención que la gente abandone sus chequeos y sus médicos, de hecho creo que cada cual es diferente y puede elegir el tipo de medicina que más le resuene o le sirva. Mi planteo es poder acompañar por otros caminos paralelos (no sustitutivos) a quienes deseen hacerlo.
A veces tenemos que estar dispuestos a cambiar creencias, modos de vida y supuestos "buenos" lugares, personas, puestos, pertenencias. No todo se cura, hay una parte misteriosa que se impone, se respeta y se acepta.
La sanación se produce en el plano físico y emocional al mismo tiempo. Se produce en el pasado y el futuro al mismo tiempo. Se produce con la medicina alopática y la tecnología al servicio y no al dominio del paciente.
El secreto es vivir algo nuevo, decir lo nunca dicho, pensar lo no pensado, ver lo que nos negamos a ver, conociendo el verdadero funcionamiento del cuerpo.
Eso es decodificar.
Y realmente es sorprendente ver como a veces se necesitan solo veinte minutos para sanar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada